Reiki y los Animales
Hola a tod@s, quiero compartir una experiencia increíble de un alumno iniciado en Reiki el pasado Viernes 21 de Enero del 2011. Vino al curso porque su perro estaba con un cáncer terminal, y su veterinario le habló del Reiki como una opción a la quimioterapia.


A continuación os paso el escrito que recibí de él, en relación a Thor (su perro), espero que esta experiencia os sea de provecho tanto a quienes hacéis Reiki, como a quienes buscáis conocimiento para decidir si os iniciais en Reiki.

 

Hoy voy a contaros la historia de amor entre Thor y Jorge.

Thor es un precioso boxer que lleva siendo mi compañero casi 8 años. Estas navidades le fueron encontrados dos tumores en el cuello. Uno de ellos fue extraído, pero el otro no pudo tocarse. Después de las pruebas pertinentes (citología, análisis, biposias) se determinó un tipo de cáncer de células redondas en estado avanzado. La solución pasaba por una amputación severa, pero al ser el cuello ya no podía hacerse más de lo que se hizo. Me propusieron quimioterapia agresiva, pero esta no aseguraba un elevado porcentaje de recuperación. Ante mi negativa, el propio veterinario me propuso practicarle Reiki. En su experiencia particular ha conocido ya 2 casos de perros que, milagrosamente, se habían salvado gracias a esta técnica. A pesar de que sus conocimientos médicos no le permitían darme una explicación a esta curación, me animó a hacerlo.

Cuando me dijo esto me quedé impresionado porque esa misma mañana una maestra de Reiki residente en San Sebastián se había ofrecido a hacerle reiki a distancia. Dos personas que en el mismo día me animaban a seguir el camino del reiki, demasiada coincidencia. Todo esto fue un miércoles.

Al día siguiente comencé a investigar sobre reiki y por «casualidad» fui a parar al blog de Montse. Tenían programada una iniciación para el día siguiente, viernes. Llamé por teléfono y le expliqué mi situación. Al instante Montse supo que debía iniciarme, y así fue.

Después de eso le he practicado Reiki a Thor cada día, y ella me ha reservado un hueco los miércoles para ir al centro a seguir ayudándole.
Al día siguiente de su primera recepción de esta energía, Thor dejó de secretar líquido. Durante 20 días había estado secretando este desagradable pus en el cuello como reacción a la extracción del cáncer. Desde entonces el pus desapareció y el tumor que aún queda está remitiendo. Cada día es un poco más pequeño. Parece un milagro.

Además, pude descubrir el motivo de este cáncer, y gracias a este desagradale incidente la comunicación con él se ha fortificado, así como la comunicación con las personas de mi entorno.

Mi conclusión: todo es para bien. Siempre.

Gracias Montse, no puedes imaginar hasta qué punto te estamos agradecidos.

Un abrazo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER MENSUAL

Y RECIBE DE REGALO MI E-BOOK:

4 CLAVES PARA TOMAR LAS RIENDAS DE TU VIDA

You have Successfully Subscribed!

¿Puedo ayudarte?